Sábado, 30 Diciembre 2017 08:23

Somos, fomos e seremos nós

Estamos a piques de rematar o ano. Un ano moi complicado no deportivo que vai deixarnos, ademáis do sabor amargo de ver ao noso equipo nos postos de descenso, a mala sensación de que a xente se está mosqueando có de á beira que, en realidade, teñe o mesmo pensamento que un. E iso é algo que non podemos consentir e que debemos combater con forza.

É certo que, dalgunha maneira, a responsabilidade é tamén nosa. O é por tensar a corda da paciencia ata ver cómo está a un milímetro de romper. Por tragar, unha e outra vez, con caralladas. Aínda que en realidade, niso consiste o amor cego.

A nosa relación cos responsables do clube nestos momentos, e dende os últimos anos, lémbrame a aquelas parellas nas que un descobre que o outro lle foi infiel. O cornudo perdoa por salvar unha familia, un sentimiento ou pola apatía de non poñerse a pensar de maneira egoísta e salvarse a sí mesmo. Quizais, por non armar unha rifa precipitada. Perdoa unha e otra vez. Ata que non pode máis.

É o momento de facer autocrítica. Xa que non a fan quenes deben –aínda que eu, dende aquí, convídolles a que o fagan e que ista sexa pública-, fagámoslo nós. A fin de contas somos aos que nos importa de verdade, entre tanto termo mariñeiro que vai levar ao barco a pique, achicar a auga que está encharcando a nosa cuberta. E non damos feito a facer fronte ás tempestades que nos azoutan.  

Só así, có determinación e cabeza, seremos capaces de comenzar unha nova travesía coincidindo co inicio dun novo ano.

O que non pode seguir consentíndose e que, once figuritas de futbolín que xogan connosco á ruleta rusa cada tempada, fódannos o Nadal e a existencia. Xa van moitas… Demasiadas… Eu tiña pensado ir a Vilarreal, porque é un lugar que, aínda que nas dúas derradeiras campañas fose escenario de salvación agónica, no fondo tráeme bos recordos. Pero, despois de facer o esforzo de meterme entre peito e costas 1.400 quilómetros en 48 horas –se me perdo a Noiteboa en familia despois de ver a merda de partido do 23 de decembro, a miña nai fártase de darme hostias… e con toda razón- mentras outros non respéctannos e non demostran profesionalidade no encontro, de lonxe, máis importante do ano, creo que non merece a pena.

Como tampouco o merece que discutamos entre nós que, a fin de contas, pensamos igual no fondo da cuestión –con sutís diferenzas que non deben conducir, xamáis, ao cabreo cun deportivista nin, moito menos, cun amigo-, remamos na mesma dirección e entendemos o significado desta paixón.

O Dépor somos, fomos e seremos nós. Os que sí entendemos que este escudo ten 111 anos de orgullosa historia.

¡Bo 2018! Pero que o sexa de verdade, por favor…

‘Bonus track’

Se permíteseme, quero rematar 2017 felicitando e agradecendo a todos e cada un dos membros da nosa Federación de Peñas. Eles, que fan un traballo titánico, sí que son uns profesionais dos pés a cabeza. Ollo que, ademáis, son profesionais sen soldo: só móvense polo amor a unhas cores.

Que xámais ninguén vos faga dubidar. Tocouvos lidiar cunha época puñeteira, pero tedes o apoio da xente. E iso é algo que ninguén presidente nin director deportivo vai poder robar. Polo menos, aquí hai dúas máis leias, media cabeciña e un corazón disposto a matar por vós. Onde e cando sexa.

Vós sodes a verdadeira xente mariñeira.

 

 

Lunes, 26 Diciembre 2016 09:55

Por pedir...

Pido otro año igual, pero a poder ser diferente. Estamos a punto de cerrar 2016 y me es inevitable recordar los viajes de casi seis horas hasta Coruña en tren, casi siempre sola, el bus a Eibar -también sin compañía, aunque allí me estuvieran esperando los amigos de la Peña de Santiago y mi incodicional Edgar- y los desplazamientos multitudinarios a Sevilla o Villarreal. Firmo el mismo número de kilómetros a las espaldas y el mismo resultado en las previas y en los postpartido. También el coñazo de hacer y deshacer maletas cada cuatro o cinco días. Y el guardar los días de vacaciones en el curro “por si ponen un partido en viernes o en lunes”.

Si hace dos años me dijeran que iba a recorrer España de un lado para otro como una loca siguiendo a los hombres de blanco y azul, jamás lo hubiera creído. Sin embargo, el buen rollo generado por unos señores que tuvieron el valor de ponerse al frente de la Federación de Peñas en un momento en el que la masa social no es que se diera besos y abrazos desde diferentes sectores, es lo que movió a una a agarrar la maleta y jugarse el divorcio una y otra vez. Ser marido de una estrella de la copla no es sencillo, pero tampoco es más complicado que serlo de una servidora.

Pero cuando digo que me gustaría que este 2017 fuera diferente creo que a todos se nos vienen a la mente las decepciones del empate en Granada. O en San Sebastián. O contra el Betis en casa el pasado mes de febrero, justo una semana antes de haberlo hecho contra el Sporting en Gijón. En Eibar también... Quizá el esfuerzo de muchos por hacerse horas y horas de viaje no ha estado del todo compensado por unos resultados en los que, si hubiésemos apostado a la X en todos los desplazamientos, hubuiésemos salido de pobres sobrados.

Hace muchos años, en una rueda de prensa, a Arsenio Iglesias le dijeron: “El equipo rival ha pedido un penalti. ¿Qué opina?”. Su respuesta fue tan genial como la figura de la leyenda que representa: “Hacen bien, por pedir...”. Así que, por pedir, quiero amigo 2017, que la pelota empiece a entrar, al menos, un par de veces por partido -si hay empate, por lo menos que nos hinchemos a ver goles-. Que los partidos duren 89 minutos para evitar los amagos de infarto -vamos a tener que hablar con los Reyes Magos tú y yo, a ver si deja una remesa de 'by passes' en Manuel Murgía- y las decepciones. Que los silbatos no llevan mando a distancia para ser presionado desde Madrid. Y que el supervillano que está al frente de esta Liga aprenda el concepto de 'sentido de la justicia'.

Por pedir...

 

joomla компоненты

/